Su mirada gritó más alto afip que afip su garganta, tenían tanto terror a morir abuelos como ella, así que monotributo la regalos dejaron sola, quedando huérfanos de sentimientos durante el resto de sus vidas.
La fecha del día afip presidía la regalando parte superior izquierda abuelos de la pizarra, una frase con su artículo, su sujeto y su predicado aparecía diseccionada en bienes medio de un torbellino de restos de borrador.
El liberó a su alma de la esclavitud impuesta, y aprendió a disfrutar de su mundo interior, compartiendo experiencias con esa pequeña que le enseñó, que mientras hay luz en el alma no exterior hay nada que temer, solo energía que compartir.Las alimentó, regalo cuido, y cuando estuvieron recuperadas las dejó marchar con la esperanza de que si algún día recuperaban la memoria la perdonaran y regresaran.Su exterior belleza lejos de ayudarla solo se había convertido en un lastre, convirtiéndose en la excusa perfecta para restar méritos a sus logros, e inflar el tamaño de sus fallos.Tenía pocos años cuando descubrió que nunca se puede alcanzar el horizonte.En ellas narró las aventuras y desventuras de una niña de nueve años que soñaba con jardines repletos de seres de luz, capaces de hacerle olvidar, el orden marcial que regía su día a día repleto de estrictas normas, tasa que la encorsetaban en un uniforme.



Los hijos volaron hacia sus horizontes, dejándola con la aerolineas tierra, el agua, aperos y regalo semillas, fueron a por su aerolineas futuro, tal vez no el que habían soñado para ellos, pero si el que ellos se abuelos forjaron.
Con unos calcetines viejos fabricó un nido al polluelo, regalos que no cesaba de temblar vuelo a causa del miedo y el frío.
No te rindas, todavía tienes tiempo para empezar con tu metamorfosis, detrás de ti he dejado savia nueva, para que recuperes fuerzas y fe en ti misma y así seguir tu camino.
Le contó una última historia, sobre una mariposa que iba de flor en flor y acabo por enamorarse del corazón enraizado y frágil de una bella amapola.
Sabía que al atravesar esa puerta, mi mundo nunca volvería a ser igual y aun así, contac solo quería ver el otro lado.Lo que más le emocionaba de su trabajo, era que a pesar del calor, de sus pies agrietados, y su espalda dolorida por el peso de la vasija, siempre que ofrecía el agua a cualquiera de aquellos pobres esclavos, el esbozo de una media sonrisa.Pero el alma de todos los seres que tuvieron que emigrar regala al mar quedó marcada para siempre.Al día siguiente a la hora prevista, Gris reunió el valor suficiente, metió su maltrecha ala junto regalo con la piedra en una mochila que ella torque misma había navidad tejido con unos tréboles se la cargó a la espalda. .Intenta no recordar, como el paso de la vida, se fue llevando a todos poco a poco.Era una noche para dejarse llevar por todo menos por la tristeza, la bruma que entraba por la ventana, cubría con su manto gris la melodía muda de un piano, al que ya no acariciaría más las manos que ahora caramelos yacían a su lado, frías.Enseguida le pudo la curiosidad, y se lanzo a surcar con su imaginación los siete maresLa marea entradas del tiempo le hizo olvidar sus mapas del tesoro, garfios, parches, catalejos, y los sustituyó por otros proyectos tierra adentro, aunque siempre guardó un poco de brisa.Su padre la mantenía lejos de las miradas indiscretas hasta que llegase a una edad prudente para desposarla y así librarse de una hija, que le recordaba demasiado la mirada gris glacial de una mujer a la que odiaba, por haberlo dejado solo en aquel.Últimamente, me siento observada por un pequeño caracol, diminuto, si lo comparo con esas rulotes enormes que pasan dejando surcos babosos a mi alrededor.Benditos sean todos los niños torpes del mundo, todos tienen dones, bateria por lo menos tres.




[L_RANDNUM-10-999]