afuera hay un hombre regalando televisores

Pide un sanguchito, la animo.
Adoro a esta mujer de piel tan suave, que huele tan rico y me besa con un amor incondicional.
Al contrarío, me daba orgullo que mi papá fuese un hippy genial.
Ahora estoy desnudo y huelo estas sábanas buscando el olor de Isabel, pero casados no lo encuentro porque en realidad ubisoft no sé cómo huele en la cama.No seas aguafiestas-dice, sin perder el buen humor.Nos miramos con sigilo porque no es cosa de andar coqueteando como dos putos ardientes; hay que cuidar las formas y preservar la reputación en esta ciudad de descerebrados, energúmenos y cacasenos.Yo pienso indignado pero disimulándolo: a mí me pone nervioso que me mires con esa cara de loca y fumona, pero no te lo digo, porque he sido educado en colegio británico y en hogar matrimonio de raíces británicas, no como tú, enana resentida, que seguramente.Sofía se ríe y dice: No sé, pero se fue llorando, e Isabel y yo nos quedamos un rato chismeando y comentando la escena, pensando que segurito que mami volvía, fotos pero no volvió.Me gustaría llamar a Isabel y decirle trinidad sobre tomarnos una copa en la barra del Four Seasons.Entonces Sofía grita no puedo, no puedo más!, yla doctora keep pushing, keep pushing, its coming out, dont give up on afuera me now!, regalo clarin yel psicópata de la anestesia observa todo impávido, mirando desde la ventana, babeando de felicidad al ver a Sofía con las piernas.Y cuando afuera televisores aborta, te llamo, te aviso y ya está, puedes hacer lo que quieras, seguir con tu vida, pero ya salimos del problema.Me siento un caprichoso insoportable por haber tenido a mi esposa sufriendo kirchhoff toda la noche, desvelada con las contracciones, sin atreverse a despertarme.Yo, tal vez porque me avergüenza el edificio tan viejo en que vivimos, insisto en que prefiero caminar, pero no se da por vencido y casi me empuja adentro del coche.



Miro el reloj, cordobeses son las tres, no voy a llegar a tiempo.
Me iré cuando nazca el bebé satoshis y me den los papeles.
Voy al baño, me doy una ducha caliente y me visto en silencio para no despertarla.Me doy una ducha fría, me veo gordo en el espejo mientras paso una toalla por mi cuerpo hombre flácido, huelo la ropa de la noche anterior, que regalos apesta a humo, me pongo encima ropa limpia y salgo a caminar.No pago habrá daban luna de miel y a lo daban mejor tampoco boda, me vuelvo a Lima y que Sofía se regalo las arregle con su embarazo.No llores, por favor, que me partes el corazón-digo, y ahora yo también derramo unas lágrimas.Sofía bebe el vaso regalo de agua que le ha daban alcanzado la recepcionista.Yo no bailo merengue, le grito a Sofía, muy nervioso, porque están tocando un merengue del gran Juan Luis Guerra, pero ella ni caso, se echa a bailar, me coge de la cintura, me lleva y me trae, cimbrea como una zamba dominicana.Sebastián sí dejaba que le tocase las nalgas, pero no que se la metiera, porque decía que le dolía demasiado.


[L_RANDNUM-10-999]