resumen del libro el regalo de los reyes magos

Oh, y regalos las dos horas siguientes transcurrieron volando en alas rosadas.
La áurea cascada cayó libremente.
Evidentemente no había regalo nada que hacer fuera de echarse al miserable lecho y llorar.
Los Reyes Magos, como libro ustedes seguramente saben, eran muy sabios -maravillosamente sabios- y llevaron regalos libro para al Niño en el Pesebre.
Se le veía delgado y serio.Era como magos Jim: valioso solares regalos y sin aspavientos.Y ella los había inspeccionado todos.Aun así, la recomiendo.Lo hice por ti, venezolanos perdóname.Jim tailandia sacó españa un paquete del bolsillo de su abrigo y lo puso sobre la mesa.Te magos cortaste el pelo?Eran peinetas muy caras, ella lo sabía, y su corazón simplemente había suspirado por ellas y las había anhelado sin la menor esperanza de poseerlas algún día.Qué podría haber hecho con un dólar y ochenta y siete centavos?En ningún regalos negocio troll había otro regalo como ése.



Porque allí estaban las peinetas -el juego completo de peinetas, una al regalar regalar lado de otra- que regalos Delia había estado admirando durante mucho tiempo en reyes una vitrina de Broadway.
Eran unas peinetas muy hermosas, de carey auténtico, con sus bordes adornados con joyas y justamente del color para lucir en regalar la bella cabellera ahora desaparecida.
Quiere comprar mi pelo?Céntimos ahorrados, uno por uno, discutiendo con el para almacenero y el verdulero y el carnicero hasta que las mejillas de uno se ponían rojas de vergüenza ante la silenciosa sensoriales acusación de avaricia que implicaba un resumen regateo tan obstinado.Veinte dólares -dijo Madame, sopesando la masa con manos expertas.Vendí mi reloj para comprarte las peinetas.Sus ojos brillaban intensamente, pero su rostro perdió su color antes de veinte segundos.Jim no había visto aún su hermoso regalo.De repente se alejó de la ventana y se paró ante el espejo.Acontece en un mejor lugar llamado La Isla, a donde llegan cientos de personas que un día tocaron fondo.La descripción podía aplicarse regalo a ambos.Miró su imagen en el espejo con ojos críticos, largamente.Porque, aunque el reloj era estupendo, Jim se veía obligado a mirar la hora a hurtadillas a causa de la gastada correa que usaba libro en vez de una cadena.Se quedó de pie junto a la ventana y miró hacia afuera, apenada, y vio un gato gris que caminaba sobre una verja gris en un patio gris.Con esa cadena en su reloj, libro Jim iba a vivir regalos ansioso de mirar la hora en compañía de cualquiera.

Compro pelo -dijo Madame.
Algo fino y especial y de regalo calidad -algo que tuviera justamente ese mínimo de condiciones para que fuera digno de pertenecer a Jim.


[L_RANDNUM-10-999]